El 13 de Agosto de 1961, se comenzaba a escribir una de las páginas mas vergonzosas del siglo XX.

Desde el final de la guerra, tanto Alemania como la ciudad de Berlín estaba administrada por las 4 naciones vencedoras, ante la falta de acuerdo entre EEUU, Inglaterra y Francia con la URSS, en 1949 se comenzó un proceso de división política del país.

Los territorios en manos de la URSS se transformaron en la DDR (Deutsche Demokratische Republik), los controlados por EEUU, Inglaterra y Francia formaron la RFA (República Federal Alemana), esta división del país era insostenible en la trama urbana de Berlín.

Las diferencias en la economía, el tipo de cambio, los impuestos y las libertades de comercio provocaban un intenso tráfico diario de personas por la frontera y una creciente migración hacia la RFA. Esto dificultaba los estrictos controles de la policía de la DDR en los puestos de control que eran unas pocas vallas en las calles principales.

La guerra fría fue subiendo la tensión hasta que la cúpula de la Deutsche Volkspolizei solicitó medidas al Presidente del Consejo de Estado de la DDR, Walter Ulbricht, este con la anuencia del consejo de ministros de la URSS decidió la construcción de un muro que consolidara la frontera de las 2 alemanias en el casco urbano de Berlín.

En absoluto secreto la noche del 12 de agosto de 1961 se trasladaron materiales de construcción y toneladas de rollos de alambre de púas a varios puntos de la línea de división y en las primeras horas del 13 se comenzó la construcción. Custodiados por la Volkspolizei, integrantes del Ejército Popular Nacional comenzaron los desprolijos trabajos, la población que diariamente migraba por trabajo o a visitar familiares tuvo que decidir de que lado quedarse, muchos no lo hicieron de inmediato, por ello miles de familias quedaron divididas.

Las autoridades de la RFA quedaron paralizados, no reaccionaron a tiempo, tardaron un día en hacer la primera declaración y 48 hs en una protesta formal, ya era tarde, el muro estaba terminado. Con los años se fue consolidando, de los 155 Km de longitud, 45 pertenecían al casco urbano, solo se dejaron 5 pasos, aunque permanecieron cerrados hasta 1963.

Si bien el muro se fue fortificando y ensanchando con zonas de seguridad, en 1975 se inició su mayor remodelación, se agregó un segundo muro de secciones de hormigón mas altos, con alambres electrificados, 300 torres de vigilancia, minas antipersonales y solo se dejaron 3 pasos, Helmstedt, Dreilinden y Friedrichstraße, este último el único que estaba siempre abierto. Se calcula que mas de 200 personas murieron tratando de cruzarlo, algunos de ellos fusilados desde las torres y a la vista de todos. El 9 de Noviembre de 1989 se comenzó a escribir la historia de su caída aunque no podrá tapar sus 28 años de vergüenza.

Por Vicente Florian

Periodista egresado de la UASD, Maestrando en Tecnologías de la Información y Comunicación para Docentes (TIC), Historiador e Investigador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.