Miles de personas han muerto después de que la madrugada de este lunes un gran terremoto, de 7,8 de magnitud, sacudiera el sureste de Turquía, cerca de la frontera con Siria.

Al sismo, que tuvo su epicentro cerca de la ciudad turca de Gaziantep, le siguió horas después un nuevo temblor de magnitud 7,5.

Ambos han dejado extensas zonas devastadas en las que se teme que haya decenas de ciudadanos atrapados bajo los escombros.

En la noche del lunes se registraban, según cifras preliminares, más de 3.500 fallecidos y miles de heridos.

¿Por qué han sido tan mortíferos y han golpeado tan fuerte a los dos países? Te contamos en esta nota.

La magnitud

Ambos han sido grandes terremotos.

El de cerca de Gaziantep se estimó en 7,8, calificado como «mayor» dentro de la escala de magnitud oficial.

Pero, además, su foco fue relativamente poco profundo, tan solo a unos 18 kilómetros tierra adentro. Esto hace que afecte mucho más la superficie y, por lo tanto, implica más daños en las estructuras y edificios.

«De los terremotos que haya habido más mortíferos en un año cualquiera, en los últimos 10 años ha habido solamente dos de una magnitud equivalente (al de este lunes). Y solo cuatro similares si nos remontamos a la década anterior», cuenta la profesora Joanna Faure Walker, directora del Instituto para la Reducción de Riesgos y Desastres del University College de Londres.

Pero no es solo el poder del temblor causa devastación.

Sin alarma sísmica

Este hecho ocurrió en horas de la madrugada, cuando la gente estaba bajo techo y durmiendo.

Y, en este caso, el país carece de un sistema de alerta sísmica al estilo de México, donde unos sensores monitorean permanentemente los movimientos de la tierra y, cuando detectan alguno que pueda convertirse en un sismo de 6 grados en la escala de Richter, emiten inmediatamente una señal de radio.

En el caso de Ciudad de México llega a una central que la retransmite a estaciones de radio, televisión e incluso está en aplicaciones para teléfonos celulares.

Estos segundos previos de aviso pueden hacer la diferencia y que la gente logre salir de sus casas y ponerse a salvo.

Edificios poco sólidos

El tipo de edificios, su altura y robustez, también son factores determinantes para que un sismo sea más o menos mortífero.

Decenas de edificios quedaron en escombros.

«Desafortunadamente, es muy poco común que haya infraestructuras resistentes en el sur de Turquía y especialmente en Siria. En este momento, salvar más vidas depende de una rápida respuesta. Las próximas 24 horas son cruciales para encontrar supervivientes. Después de 48 horas el número de supervivientes disminuye drásticamente», apunta Carmen Solana, profesora adjunta de vulcanología y comunicación de riesgos en la Universidad de Portsmouth.

Pero, además, este terremoto ocurre en una región donde hacía más de 200 años que no había un sismo de estas magnitudes y ni siquiera ha habido en este tiempo alguna señal de advertencia, por lo que el nivel de preparación es menor que en una zona que esté acostumbrada a temblores.

Aún así, Arancha Izquierdo, sismóloga de la Red Sísmica Nacional de España, apunta que «para una magnitud de 7,8 es muy difícil construir algo que lo resista, casi todas las construcciones no están preparadas».

¿Por qué ocurren los terremotos?

La corteza terrestre está formada por partes separadas, llamadas placas tectónicas, que se anidan una junto a la otra.

Estas placas a menudo intentan moverse y es la fricción y el roce con la placa de justo al lado lo que impide que se mueva más. Pero, a veces, la presión aumenta tanto que una de las placas se sacude de modo repentino y hace que la superficie tiemble.

En este caso, la placa de Arabia se movió y desplazó hacia el norte, chocando contra la placa de Anatolia.

Precisamente la fricción de estas placas ha sido la responsable de terremotos muy dañinos en el pasado. Por ejemplo, el 13 de agosto de 1822 provocó un terremoto de magnitud 7,4, algo menor que los registrados ahora.

Aun así, el terremoto del siglo XIX provocó daños inmensos en las ciudades de la zona, con 7.000 muertes registradas solo en la ciudad de Alepo. Las réplicas dañinas siguieron durante casi un año.

Ya ha habido varias réplicas después del terremoto actual y los científicos esperan que siga la misma tendencia que el anterior gran terremoto en la región.

«Desafortunadamente, es muy poco común que haya infraestructuras resistentes en el sur de Turquía y especialmente en Siria. En este momento, salvar más vidas depende de una rápida respuesta. Las próximas 24 horas son cruciales para encontrar supervivientes. Después de 48 horas el número de supervivientes disminuye drásticamente», apunta Carmen Solana, profesora adjunta de vulcanología y comunicación de riesgos en la Universidad de Portsmouth.

Pero, además, este terremoto ocurre en una región donde hacía más de 200 años que no había un sismo de estas magnitudes y ni siquiera ha habido en este tiempo alguna señal de advertencia, por lo que el nivel de preparación es menor que en una zona que esté acostumbrada a temblores.

Aún así, Arancha Izquierdo, sismóloga de la Red Sísmica Nacional de España, apunta que «para una magnitud de 7,8 es muy difícil construir algo que lo resista, casi todas las construcciones no están preparadas».

¿Por qué ocurren los terremotos?

La corteza terrestre está formada por partes separadas, llamadas placas tectónicas, que se anidan una junto a la otra.

Estas placas a menudo intentan moverse y es la fricción y el roce con la placa de justo al lado lo que impide que se mueva más. Pero, a veces, la presión aumenta tanto que una de las placas se sacude de modo repentino y hace que la superficie tiemble.

En este caso, la placa de Arabia se movió y desplazó hacia el norte, chocando contra la placa de Anatolia.

Precisamente la fricción de estas placas ha sido la responsable de terremotos muy dañinos en el pasado. Por ejemplo, el 13 de agosto de 1822 provocó un terremoto de magnitud 7,4, algo menor que los registrados ahora.

Aun así, el terremoto del siglo XIX provocó daños inmensos en las ciudades de la zona, con 7.000 muertes registradas solo en la ciudad de Alepo. Las réplicas dañinas siguieron durante casi un año.

Ya ha habido varias réplicas después del terremoto actual y los científicos esperan que siga la misma tendencia que el anterior gran terremoto en la región.

Fuente: BBC NEW

por Redacción

sσmσs єspєcíαlístαs єn cσmunícαcíσ́n sσcíαl, єnfσcαdσs єn lα nαrrαcíσ́n dє hístσríαs єn sєntídσ gєnєrαl cσn un fín єducαtívσ є ínfσrmαtívσ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *